Skip to main content
Popular Press
Los toros y las fiestas de Quito
Diario Hoy (2012)
  • Fernando Carrión Mena, Arq.
Abstract

Las corridas de Toros estuvieron vinculadas desde siempre a las fiestas de la fundación española de la ciudad de Quito; es más, son prácticamente las que le dieron la carta de nacimiento.

Esta alianza de las corridas de toros con la fundación española se produce hace aproximadamente sesenta años, cuando los visionarios empresarios españoles vinculados a la tauromaquia deciden exportar las corridas hacia América Latina en las fechas de octubre a diciembre, debido a que en la época invernal española no se las podía realizar, generando pérdidas de grandes oportunidades empresariales. Mientras en España las corridas se cierran en el mes de octubre en Latinoamérica se abren; así tenemos los casos simultáneos de las ferias de Lima, Quito, Bogotá, Cali, Maracaibo, México y Guadalajara, entre otras, que se realizan con carteles de toreros venidos de España y en muchos casos con infraestructuras construidas para el efecto. ¡Un torero de reconocimiento cobra alrededor de 300 mil dólares por corrida y uno de baja monta más o menos 100 mil! La totalidad de una feria de 10 corridas no baja de unos 12 a 13 millones de dólares de inversión.

Pero también las ferias tienen enlaces con otros sectores de la economía: hoteles, empresas de aviación, restaurantes, ganaderías, discotecas, medios de comunicación, boutiques de moda, licorerías y comercio informal, las que en su conjunto, según la fuente, moverían entre 20 y 80 millones de dólares, diferencia grande porque no existen estudios; sin embargo, de manera aproximada, si se podría decir que las pérdidas reales deben ser del orden de los 25 millones de dólares.

Por todo ello la suspensión de la Feria Jesús del Gran Poder significa un remezón a este “sector” de la economía y también a la matriz original de las fiestas de Quito: la llamada españolidad entra en crisis, no solo por la carga simbólica que tiene el toreo, sino también por los vínculos indudables con las capitales ibéricas. Adicionalmente se debe señalar que el festejo de la propia fundación española de la ciudad es cuestionado y de que el Centro Histórico de Quito cobra un nuevo sentido que deja atrás eso de “caso colonial”.

Las fiestas pierden su condición original, pero también su articulación mundial y ni se diga su base económica. Mucho más si se tiene en cuenta que las fiestas se han municipalizado peligrosamente, en el sentido de que el financiamiento es prácticamente municipal, con lo cual el criterio de distribución de los recursos es altamente clientelista y definitivamente poco estimulador de la cultura y de la economía de la ciudad. Hoy las fiestas son barriales o, a la sumo, zonales, con lo cual el sentido de unidad de la ciudad también se ha resquebrajado: el tradicional Viva Quito, no se oye y hoy, siendo sábado 1 de diciembre, hay poco de fiesta de la ciudad.

El Pregón de las Fiestas, la Elección de la Reina de Quito, el desfile de la Confraternidad, los conciertos, las orquestas, las bandas…. ¿Qué sentido tienen en la actualidad? Si esto es así, ¿No será el momento de reinventar las fiestas de la ciudad?

Keywords
  • Corridas de toros,
  • Quito,
  • Feria Jesús del Gran Poder
Publication Date
December 1, 2012
Publisher Statement
Diario Hoy
Citation Information
Fernando Carrión Mena. "Los toros y las fiestas de Quito" Diario Hoy (2012)
Available at: http://works.bepress.com/fernando_carrion/568/