Skip to main content
Popular Press
¿La violencia se toma el fútbol?
Diario Hoy (2012)
  • Fernando Carrión Mena, Arq.
Abstract

Estamos viviendo un final del campeonato nacional de fútbol sumamente violento. Si hasta el año 2006 la violencia se limitaba a riñas relativamente controladas, desde este año hay una transformación: existe un promedio de un fallecido por año. Pero seis años después -esto es, en este 2012- se han producido hasta ahora dos fallecidos y el aparecimiento de inéditas formas de violencia. Uno de los asesinatos se produce en el “Puente de la Unidad Nacional” cuando un grupo de hinchas del Barcelona iba de Durán hacia el Monumental. Esto es nuevo: el Barcelona es un equipo que no representa solo a Guayaquil sino, entre otros, a las poblaciones que se encuentran en su periferia, lo cual hace que la gente de esos lugares se desplace caminando al estadio y en ese transitar va marcando su paso mediante: cánticos, tambores, banderas y camisetas (violencia simbólica). El segundo hecho inédito es el relativo a la agresión que sufrió una casa por el simple hecho de portar una bandera de Emelec, en uno de los barrios de la ciudad de Guayaquil. Sin embargo, frente a esta realidad lo que se han planteado son las típicas salidas políticas: dos ruedas de prensa que se hacen al mismo tiempo, pero en lugares diferentes y con actores distintos: Mientras el Gobierno Nacional y la FEF salen con una propuesta mediática denominada “tarjeta Roja” a la violencia, el alcalde de Guayaquil y ciertos dirigentes deportivos hacen lo propio. Simultáneamente a estos actos, llegan al Ecuador dos expertos británicos para contar su experiencia en el ámbito del control de la violencia del fútbol. Lo primero que dicen: se necesita una Estrategia General (Guía Verde) que defina quién hace qué; es decir, un plan de acciones y la creación de un sistema institucional que se responsabilice del proceso. Las acciones y el sistema inter institucional parten con cuatro palabras clave: Coordinación, Cooperación, Comunicación y Compromiso. Así, por ejemplo, los estadios son responsabilidad de los clubes, porque son privados; pero deben someterse a los lineamientos de la Guía Verde y al control de los municipios, que regularmente los deben inspeccionar para autorizar su funcionamiento. La Policía se encarga de mantener la ley y el orden, proporciona información para la toma de decisiones, coordina los operativos dentro de los estadios con los inspectores privados, realiza inteligencia, coopera internacionalmente. El Parlamento está permanentemente en contacto con el ministerio del Interior para legislar en materia de seguridad en el fútbol. La Asociación de fútbol tiene su departamento especializado en el tema de seguridad, para regular los 94 equipos sobre los cuales tiene incidencia y para coordinar con el gobierno y la policía. Como resultado de esta experiencia que tiene 20 años de vida, se puede decir que ha sido un éxito: reducción de la violencia, confort para los aficionados, mejora en el fútbol y, sobre todo, que estas políticas de seguridad trajo más recursos económicos al fútbol británico: incrementaron el número de espectadores y redujeron las medidas de seguridad, tanto que el 51 por ciento de los partidos se realizan sin presencia policial.…

Keywords
  • violencia en el fútbol,
  • Guía Verde,
  • FEF,
  • Guayaquil
Publication Date
November 17, 2012
Publisher Statement
Diario Hoy
Citation Information
Fernando Carrión Mena. "¿La violencia se toma el fútbol?" Diario Hoy (2012)
Available at: http://works.bepress.com/fernando_carrion/563/