Skip to main content
Popular Press
Economía de frontera y violencia fronteriza
Diario Hoy (2010)
  • Fernando Carrión Mena
Abstract

La economía de frontera integra dos o más economías asimétricas por ser funcionales entre sí.

En la frontera norte ecuatoriana, se ha instalado con fuerza una paradoja: existe un auge de la economía fronteriza que está produciendo un desarrollo de fuertes inequidades, inmigración poblacional y crecimiento de violencia. O sea que hay una atracción poblacional que minimiza el alto riesgo para la vida gracias al crecimiento económico.

Este hecho se sustenta en los cambios funcionales de las fronteras: de espacio de encuentro de los Estados a plataformas de proyección internacional de economías poderosas. En la frontera Ecuador-Colombia, se suman las transformaciones de los dos países y el fortalecimiento de la economía de frontera, sustentada en la complementariedad de la asimetría de los Estados colindantes en el espacio de la frontera.

La economía de frontera es una "economía de enclave" especial, que no explota un producto o servicio -de un capital monopólico-, sino que es un complejo diversificado de intercambios comerciales, legales e ilegales, que tienen enlaces abiertos superiores a los territorios fronterizos. Es una economía invasiva que hace metástasis en lo legal, económico y político, así como desarrolla prácticas delictivas encaradas por nuevos actores. Moises Naim sostiene que "las redes ilícitas no solo se hallan estrechamente interrelacionadas con las actividades lícitas del sector privado, sino que se hallan también profundamente implicadas en el sector público y el sistema político. Y una vez que se han extendido a las empresas privadas legales, los partidos políticos, los parlamentos, las administraciones locales, los grupos mediáticos, los tribunales, el ejército y las entidades sin ánimo de lucro, las redes de tráfico llegan a adquirir una poderosa influencia -en algunos países sin parangón- en los asuntos de Estado".

La economía de frontera integra dos o más economías asimétricas -por ser funcionales entre sí- gracias a que: lo que es legal acá es ilegal allá, lo que existe acá no existe allá o lo que tiene precio mayor acá es menor que allá; por ello, hay un flujo mercantil que genera un sistema de ilegalidades en el que la economía de un lado se riega sobre la otra, a manera de vasos comunicantes. Por eso, mientras más factores diferenciadores se impongan (muros, aranceles), mayores asimetrías se crearán, aumentando los riesgos y los precios. En este proceso, se produce una mutación importante: el paso del contrabandista, en esencia un especulador que pasa las mercaderías de una economía hacia otra aprovechando las ventajas comparativas obviando el pago de aranceles; hacia el traficante, que es la figura social de un delincuente, que traslada hacia el otro lado de la frontera sujetos y objetos ilegales (personas, armas, órganos, droga) y es este el que impone las normas del comercio fronterizo y el que expande el negocio gracias a la extorsión, el secuestro y el homicidio como forma de protección de esta economía de frontera. La frontera es un escudo protector para el delincuente mientras es un obstáculo para las fuerzas del orden: en la frontera, el delito integra mientras la ley separa.

El Estado debe regular y contralar esta economía y no recurrir a lo más fácil: acciones policiales y militares. La economía de frontera debe ser enfrentada desde la integración y el mercado, porque la asimetría no se resuelve con represión.

Keywords
  • Economía,
  • frontera,
  • violencia,
  • "economía de enclave"
Publication Date
January 23, 2010
Citation Information
Fernando Carrión Mena. "Economía de frontera y violencia fronteriza" Diario Hoy (2010)
Available at: http://works.bepress.com/fernando_carrion/361/